miércoles, 1 de octubre de 2014

La mañana del día de mi muerte

La mañana del día de mi muerte nadie olvidará mi nombre porque yo fui,
nadie olvidará mis días porque viví,
nadie olvidará que nadie perdió porque yo gané,
nadie olvidará el cielo porque no caerá sobre mí,
sobre nadie.
Lloverá sin ser anunciado.
Y nevará en mi rostro pálido.
Juegos de matar terminarán sin ser en vano.
Tendré los ojos cálidos.
Vivirá en tod@s mi eterna auscencia.
Y jamás, pero jamás, derramarán una lágrima por mí.