sábado, 3 de junio de 2017

Esa voz me sonríe

Esa voz me sonríe.
Me atrapa.
Me observa y me dice que sí.
Es respirar de nuevo, una y otra vez.
Podrán decirme que no dice nada...pero yo no les creo.
Esa voz. Me abriga cuando el frío enferma,
cuando los dolores duelen más que siempre.
Cuando la ira invade...juro que escucharla me calmaría más que las palabras, más que cualquier presencia, más que cerrar los ojos y fingir la calma.
El deseo de volverte presente es cada día más intenso, y cada día es un sueño roto.
No caen lágrimas, soy más fuerte que ellas.
No retrocedo para secarlas, no están vivas en mi.
Vivirte,
quiero hacerte color.
Ya no es blanco o negro, no creo en estrictas posibilidades.
Me prohíben tu voz,
pero hace eco en mis pensamientos,
y ya no pueden evitar.

sábado, 13 de mayo de 2017

Río o rima...tal vez un pedazo de mí

Un río se ahogó dentro de mi,
Se escapa, no puedo evitar la sudestada
Tu aliento es el viento inhalado, siento el frío que odiabas
Es tan fácil romperme, la ilusión de repente
Es tan fácil ser río con tan pocas respuestas, y la duda me completa
Tal vez seamos un pasado no olvidado
Tal vez seas ese río ahogado
Tal vez mañana disimule que no te conozco
Sin embargo, los desconocidos son los que hacen más daño
Y vos me raptase con tu imagen y el descuido fue buscarte
Cuando ya eras calma y final...cuando ya eras turbio y cristalino
Veo tus ojos y no son los míos...te pedí un cuento, y antes de irme a dormir, me diste tu vida y fingí ser muerte
Muerte que aleja, vida que acerca.
Lo que me pediste lo cumplí, ahora espero que vos cumplas
No había nada pactado, pero era un acuerdo el estar alejados
Ahora sos el suelo que me sostiene, y yo te grité que no lo seas
Te rogué
Y aún así significas


jueves, 27 de abril de 2017

Imposible

Te quieren hacer imposible marcándote con las garras del prejuicio. Te voy a lastimar sólo por órdenes que me hacen miserable, por órdenes de la sumisión. A tu morbosidad le gusta la sangre de tu sangre. El vínculo que nos une...al final nos separa.
La sangre jamás te impresionó, nunca te dio miedo, nunca te impulsó a llorar cuando veías que desbordaba de tu herida, nunca te dolió el dolor ajeno. Pero el verme por primera vez y la forma en que no llegaban mis respuestas, te hizo sentir lo que la sangre jamás había provocado. Lo que para todxs fue fácil no lo fue para vos, en ningún momento. Y tal vez la duda no fue el no saber qué iba a pasar, luego de aquel encuentro. La duda era más inmensa cuando poblaba el cuerpo entero, cuando la duda se llenaba la boca de silencios y no pronunciaba más que para hacer preguntas...las mismas que llevaban a la inseguridad. Tantos otoños invernales no dieron el calor que sentí en esos actos que se hacían a escondidas. La calidez era solo el nombre exacto que se le daba a ese frío.
Debo confesar que hacía tiempo que no sentía de esa manera, luego de haberte visto. Esos vínculos se harán más fuertes con el caminar de los años, una caminata lenta que sólo lleva a la espera de un nuevo encuentro.
No te prometo nada, pero sí tenes mi palabra de que nos volveremos a ver.

viernes, 3 de marzo de 2017

Para YS

No te escondas, el sol puede vernos
Los rayos de luz tocarán suavemente tus pupilas
Los días calmarán tus ansias de ser infinito
Tu nombre me inventó un par de alas

Me insistía el impulso de invadir la profundidad de la que estás hecho
Interrumpiste la noche para darme toda tu luna
Crecerán los latidos en el rumor de tu llegada
Acariciarás el perfume de mi ausencia después de sentirte inmenso

Alcanzaré el tiempo cuando las horas persigan mis pies
Atraparé el comienzo y dejaré volar al final
Completarás con tu presencia el rompecabezas de ilusión
Soñarán los días con verte despertar
Sentirás...y del mismo despertar cambiará la dirección en la que miras el cielo
Finalmente, serás en un papel escrito la tinta que alguna vez te vistió de poema

                                                                                                                               

jueves, 23 de febrero de 2017

Sinónimo

Tu reflejo es sinónimo de mi cuerpo,
Tus ojos descansan en la sombra de tus párpados.
Quiero contener todos los días en mi,
y vos me regalas las 24 horas de tus pensamientos, estoy ahí.
No repitas mi nombre en el silencio, porque de tus labios moriré en la palabra pronunciada.
No congeles el tiempo,
las horas en tu cabeza serán eternas.
Y del músculo vital brotará la vida que me has de quitar, para dejarme fluir en tus venas.
Rompe el diluvio que acecha con las nubes hirientes.
No dejes de llover en mis ojos, el cielo quedó boquiabierto, entrecerrando los ojos que me ven, salpicando el charco de agua verde que incita mi protección.
Inundas mi cielo con tus ojos verdes.